blog-post-img-77

La Unión de Consumidores alerta sobre revisiones de gas fraudulentas

La estafa de más de 2.000 personas en la revisión del gas ha puesto en marcha una nueva campaña informativa de UCA.

Control periódico de las instalaciones

 GAS CANALIZADO

Las instalaciones receptoras de gas canalizado se someten a inspección que se realizará cada 5 años por parte de la empresa distribuidora ya sea por personal cualificado propio o ajeno aunque el coste derivado de ésta se repercute al usuario.

El distribuidor deberá comunicar al usuario con una antelación mínima de 5 días hábiles, la fecha en la que tendrá lugar la visita con el fin de que se le facilite el acceso a las instalaciones. En caso de que no fuera posible efectuar la inspección por encontrarse ausente el usuario, el distribuidor notificará a aquel la fecha de una segunda visita.

La inspección consistirá básicamente en la comprobación de la estanqueidad de la instalación receptora y la verificación del buen estado de conservación de la misma, la combustión higiénica de los aparatos y la correcta evacuación de los productos de la combustión. Si la inspección arroja un resultado favorable se cumplimentará y entregará al usuario un certificado de inspección. Si se detectan anomalías secundarias (falta de estanqueidad por ejemplo) se cumplimentará y entregará al usuario un informe de anomalías que deberán ser corregidas por él mismo. Sin embargo, en el caso de que se detecte una anomalía principal (una fuga por ejemplo), si ésta no puede ser corregida en el mismo momento, se deberá interrumpir el suministro de gas y se precintará la parte de la instalación pertinente o el aparato afectado, según proceda.

De todos estos datos se deberá dejar constancia en una base de datos que dispondrá el distribuidor cuya información deberá conservar durante 10 años.

GAS ENVASADO

Los titulares o, en su defecto, los usuarios actuales de las instalaciones receptoras no alimentadas desde redes de distribución, son responsables de encargar una revisión periódica de su instalación, utilizando para dicho fin los servicios de una empresa instaladora de gas autorizada.

Por tanto, son los propios usuarios los que están obligados a mantener en perfecto estado de conservación su instalación para lo cual se servirá o bien de una empresa instaladora de gas autorizada por la correspondiente Delegación Provincial de Empleo, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía que él mismo elija, o bien de los Servicios Oficiales de mantenimiento que las empresas suministradoras ponen al servicio del usuario.

De cara a evitar fraudes, desde UCA/UCE aconsejamos al usuario que sea él mismo el que programe la revisión y pida a la empresa de gas o a la Delegación Provincial de Empleo, Ciencia y Empresa el listado de empresas autorizadas

Esta revisión se realizará cada 5 años y comprenderá: “desde la llave de usuario hasta los aparatos de gas.

La revisión efectuada por el instalador de gas incluirá:

    • La comprobación de las condiciones del local que deberá tener una ventilación adecuada (rejillas ubicadas correctamente, con las medidas reglamentarias y no obturadas) y una salida de humos al exterior ya sea mediante un tubo vertical de 50 centímetros protegido en la parte superior, o directa protegido con deflector.
    • La comprobación de la situación de las bombonas que deberán estar alejadas de las fuentes de calor y de enchufes o interruptores eléctricos, así como no deberán estar ubicadas en sótanos, por debajo del nivel del suelo.
    • La revisión del Regulador que comprenderá la comprobación de la válvula, de la junta de estanqueidad y la ausencia de fugas.
    • La comprobación de la manguera o tubo flexible tanto su fecha de caducidad como su estanquidad.
    • La comprobación de la instalación rígida, verificando que: la tubería está bien grapada a la pared, la existencia de llaves de corte en todos los aparatos así como su estado.
    • La realización de la prueba de estanqueidad de la instalación tanto con las llaves de corte cerradas como abiertas.
    • La comprobación de la combustión higiénica de los aparatos.

Si, una vez realizada todas las anteriores comprobaciones, la revisión arroja un resultado favorable, la empresa instaladora expedirá un certificado acreditativo por triplicado cuyo original corresponde al usuario que deberá hacer llegar una copia a la empresa suministradora.

Si al efectuar la revisión aparecieran defectos en la instalación, será responsabilidad del usuario su corrección que, en caso de tratarse de defectos principales (fuga de gas, aparato de gas con combustión no higiénica, instalaciones que precisen conductos de evacuación de humos reglamentarios, etc.) deberá ser inmediata, o de lo contrario quedará fuera de servicio la instalación afectada. Si el defecto fuera menor, deberá ser reparado en el plazo indicado en el certificado de revisión que no podrá ser superior a seis meses.

Para mayor información, ponemos a disposición de los medios televisivos y de internet el enlace a un video ilustrativo con el fin de que pueda ser difundido a través de estos canales a los ciudadanos.