blog-post-img-1

Ahorrar energía mientras estamos de vacaciones

Si vamos a salir de vacaciones en Semana Santa, debemos plantearnos el gasto de energía que hacemos cuando la casa se queda cerrada. En nuestra ausencia no utilizaremos muchos electrodomésticos o aparatos electrónicos, pero ello no implica que supongan un gasto cero. Hoy queremos dedicar este artículo a ofrecer una serie de consejos que nos permitan ahorrar energía en el hogar mientras estamos de vacaciones.

Consejos para ahorrar energía en vacaciones

Ahorrar en electricidad mientras estamos de vacaciones es posible y, por ello, os dejamos algunos de los consejos más útiles:

-Función standby: uno de los errores más comunes es dejar televisiones, cadenas de música y otros dispositivos en modo standby. Mucha gente cree que apagar la televisión con el mando y dejar encendida la luz roja no supone ningún gasto, pero en realidad esto puede llegar a suponer un 10% del gasto total. Por ello, es conveniente dejar totalmente apagados estos aparatos, incluso podemos desenchufarlos para asegurarnos del todo.

-Contador de energía: para comprobar que tenemos todos los aparatos apagadospodemos ir a mirar el contador de energía (en el caso de que sea accesible). Si sigue consumiendo, es que nos habremos dejado algún aparato encendido. Así que, tendremos que echar un vistazo de nuevo por las habitaciones y comprobar qué dispositivos siguen funcionando.

-Alimentación eléctrica: una vez nos aseguremos de que tenemos todos los aparatos apagados podemos bajar los plomos, desconectando así la alimentación energética del hogar o de las estancias que queramos. De este modo, también nos guardaremos las espaldas ante una avería eléctrica que pudiera causar algún cortocircuito.

-La nevera: si vamos a estar fuera de casa más de dos días, puede que nos resulte más rentable mantener la nevera apagada. Para ello, tendremos que vaciar de comida el frigorífico y dejarlo abierto. Lo mismo sucede con el congelador. Como es probable que suelte agua, podemos optar por descongelarlo y vaciarlo un día antes y dejarlo abierto, o colocar una olla grande para recoger el agua que se derrita.

Resultan consejos sencillos pero seguramente no los llevemos a cabo cada vez que nos vamos de vacaciones y, aunque nuestra ausencia sea solo de un fin de semana, podemos ahorrarnos algunos euros si dejamos la casa preparada.