blog-post-img-1359

Cuidados del jardín en verano

Finalizamos este mes de mayo y con la llegada del verano es momento de extremar los cuidados de nuestras plantas y árboles para fortificarlos y protegerlos.

Te detallamos una serie de cuidados fundamentales que debemos tener en cuenta en esta época del año.

La plantación

- Es el mejor momento para plantar árboles y arbustos leñosos de hoja caduca, pero es importante que en el momento de escogerlos, revisemos las raíces y comprobemos que estén sanas y sin magulladuras.

- Al trasplantar, por regla general, descartar el trasplante de árboles antiguos o muy crecidos.

- Es buen momento para trasplantar especies que necesitan más sol: morera, liquidámbar, plátano oriental, rosas, crespones, hortensias y granado enano, entre otras.

- Nunca trasplantar coníferas, ginkgos, ni especies nativas como el quillay, lingue, canelo, patagua, belloto, peumo, algarrobo, espino, roble de Santiago, boldo, corcolén. Tampoco leguminosas como el acacio, el aromo o la vilca.

Importancia del riego

- Durante la época estival el riego se convierte en un complemento de las precipitaciones propias del invierno.

 El cuidado del pasto

- En esta época el césped crece muy poco por lo que no requiere de grandes cuidados aunque es necesario cortarlo cada 2 o 3 semanas. No cortar el pasto si el suelo está demasiado húmedo por una lluvia reciente.

- Es importante desmalezar y luego hacer un barrido. Si aparecen hongos por la humedad, aplicar algún fungicida.

La poda

- Momento propicio para la poda. No esperar a que lleguen las heladas.

- Los árboles ornamentales no suelen podarse, menos aún durante su etapa adulta. De los leñosos caducifolios se cortan las ramas secas, enfermas, o que crezcan en una dirección incoherente con la forma de la copa.

- Para prevenir enfermedades, podar con cortes precisos, sin dejar hilachas de corteza.

Control de plagas y enfermedades

- Son una amenaza constante y en verano hay que prestarle mayor atención. Es buen momento para aplicar pesticidas y/o fungicidas a las especies caducifolias, sean frutales u ornamentales. Esto permitirá el control de ácaros, pulgones, conchuelas, hongos y otras plagas.